¿Modernidad?

“Estamos pasando por un momento crucial, en que la humanidad se enfrenta ante la misma humanidad. Estamos viviendo un momento histórico en que el hombre, científica e intelectualmente es un gigante pero moralmente es un pigmeo…”

Mario Moreno Cantinflas

Película “Su excelencia”

1966.

Hace casi 50 años de esa película y a la fecha las cosas no han mejorado, al contrario, cada vez  estamos peor.  Lo que hemos ganado en adelantos tecnológicos lo hemos perdido en humanidad. Lo peor es que la mayoría de las personas no se da cuenta. El egoísmo  y la indiferencia es lo que define a la sociedad actual. La televisión, el internet y las redes sociales nos han quitado la capacidad de asombro y con ello han logrado que nos acostumbremos a todo, incluso a lo malo. La corrupción es parte de nuestro día a día, el bullying es aceptado y en muchos casos hasta festejado, la violencia contra la mujer es tolerada incluso por la misma mujer. Ejemplos hay muchos y esta vez no tocaré a los políticos, ya he establecido muchas veces que lo más bajo en la escala  humana son los políticos de este país. Para ejemplificar mi punto nada mejor que una imagen, una fotografía de nuestra triste realidad.

Indiferencia

Indiferencia

En la imagen, la niña que aparece junto a su madre, segundos antes estaba en el lugar donde aparecen los dos chicos. La niña comía un pedazo de mandarina. Al llegar los chicos, la niña se levantó y se fue con su madre quien le dio un pedazo de galleta. Los chicos ni se inmutaron, es más, al parecer ni se dieron cuenta de la niña, supongo que son parte de su paisaje diario. Tranquila y despreocupadamente, uno de los chicos sacó su celular mientras el otro, sacaba sendas tortas que disfrutaron  frente a la niña y su madre.

Esto es una escena común, tristemente tan común que lastima. La necesidad de la señora era evidente, la carita de desamparo de la niña difícil de ignorar, sin embargo, nada pasó, el mundo sigue su curso. Desde luego los chicos no son culpables de la situación de la señora y su hija, pero comer delante de ellas me parece exagerado. Si resulta difícil comer delante de la mirada de súplica de una mascota, no me imagino qué debe pasar por tu cabeza para no sentir nada y comer frente a una niña que evidentemente no tiene para comer.  Si podemos comer frente a alguien necesitado, entonces, hacer trampa, dar mordida, colarte en la fila o robar algunas cosillas, no es algo tan delicado.

Ante los diarios y funestos ejemplos que ven los niños de ahora, da miedo pensar en que ellos serán los futuros líderes.

Comments
2 Responses to “¿Modernidad?”
  1. ernán dezá dice:

    Es triste, es como si algo nos impidiese ver el dolor de los demás. La falta total de empatía.
    Lo ha provocado la técnica o ha sucedido siempre y ahora lo podemos demostrar con pruebas? No sé. El caso es que nos pone muy mal parados como especie y como sociedad.
    Creo los políticos son corruptos en el mundo entero, sin excepción alguna.
    Saludos desde el Polo Norte.

    • Ross dice:

      Yo culpo casi en su totalidad a la tecnología, somos capaces de sentir dolor por la matanza de focas y no sentimos nada cuando vemos la necesidad en la calle. El activismo en línea tranquiliza muchas conciencias, tristemente. Saludos cordiales.

Opina, no te calles, bueno si quieres

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

  • y estos?

    • 11.994 hits
A %d blogueros les gusta esto: